Hoy en día resulta casi absurdo cuestionar si una empresa debe tener presencia en Redes Sociales igual que no se puede negar la necesidad de disponer de una página web. Vivimos en la era digital y las nuevas generaciones ya no conciben una realidad analógica. ¿Cuántos de nosotros acudimos a “Google” u otro buscador cuando necesitamos algún producto o servicio? Hemos llegado al punto en que si no estás en internet, no existes. La web sería el catálogo, la carta de presentación, el escaparate y, muchas veces, la tienda en sí (si se trata de un e-commerce).

Pero las empresas ya no solo buscan vender, buscan “conectar” con sus clientes y fidelizar. En algunos sectores eso es un punto clave ya que dependen de la confianza y la buena reputación para luchar contra una feroz competencia. Ahí entran en juego las Redes Sociales. Por ello, os comentamos algunas de las ventajas que os puede aportar crear perfiles para vuestras empresas:

1. Conocer a tus clientes y atraer a nuevos

Un correcto uso de las redes sociales puede ser la herramienta perfecta para analizar a nuestro público objetivo. Podemos saber su edad, sexo, datos geográficos, intereses, incluso sus hábitos y comportamientos de compra. Será importante en este caso escoger bien en qué plataformas nos interesa tener presencia y no caer en la “pesca de arrastre” obsesionándonos en aumentar nuestro número de seguidores rápidamente. Si estudiamos bien nuestro público objetivo, sabremos dónde encontrar nuevos clientes potenciales y optimizar así los recursos publicitarios creando promociones, descuentos, encuestas…etc.

2. Crear un canal de comunicación más cercano

Una vez tengamos bien definido el target y sepamos que la mayoría de nuestros seguidores en redes son realmente clientes o futuribles, hay que mimarlos y escucharlos. Las Redes Sociales abren un canal mucho más directo con ellos, disponen de chats en los que ofrecer atención personalizada para que los usuarios se sientan atendidos 24/7. Además, son muchos los que comparten sus opiniones y experiencias con los productos, así que podemos conocer sus opiniones de primera mano y de forma directa. En este punto es importante recordar que no todo será bueno, por ello hay que saber reaccionar adecuadamente y aprender de las críticas constructivas.

3. Potenciar tu imagen de marca

Si tenemos en cuenta los dos puntos anteriores, vemos que estas plataformas son una herramienta perfecta para trabajar nuestra imagen de marca. ¿Qué queremos transmitir a nuestros seguidores? Ahora que los conocemos mejor, aprovechemos esa información para crear lazos desde los sentimientos, que conecten con la marca sin limitarse al aspecto puramente comercial. Las redes sociales nos permiten entrar en su cotidianidad y alejarnos un poco de la venta fría. No debemos caer en el error de convertir nuestros perfiles en escaparates en los que mostremos simplemente los productos. Contemos sus beneficios, ofrezcamos información de interés, argumentemos por qué lo necesitan, mostremos nuestro lado humano…etc.

4. Mejorar el posicionamiento y el tráfico a la web

Como comentábamos al principio, tener una web es un requisito indispensable para un negocio del siglo XXI, pero de nada vale que la tengamos si no entra nadie. Las estrategias de posicionamiento SEO y SEM son imprescindibles ya que son las responsables de hasta un 50% del tráfico que llega a nuestra web. Las Redes Sociales nos ayudarán a posicionar mejor en los buscadores y también pueden ser otra vía por la cual dirigir a los clientes a la página web. Así que tenemos un doble beneficio, o triple, porque favorece el linkbuilding y podemos usar las colaboraciones con influencers y otras marcas para atraer a todavía más clientes potenciales.

5. Espiar a la competencia

Obviamente, lo más seguro es que nuestra competencia sea consciente de todo lo mencionado en los puntos anteriores, así que esas empresas también tendrán cuentas y perfiles en Redes Sociales. Eso nos permitirá “espiar” a sus clientes para intentar que se cambien de bando, estar al corriente de los nuevos productos y avances, conocer mejor en qué aspectos flaquean, qué quejas y elogios reciben…etc. También las Redes Sociales ofrecen información al momento y nos pueden proveer noticias frescas del sector y saber qué interesa y preocupa a la población.

Las Redes Sociales no son el futuro, son el presente. Pero hay que saber hacer un uso adecuado de ellas o de poco servirá que tengamos una cuenta con miles de seguidores. Debemos seleccionar qué Redes Sociales son más útiles para nuestra empresa, por ejemplo, el uso empresarial de LinkedIn, una plataforma que hasta hace poco estaba desaprovechada en el ámbito comercial y que puede darnos muchas alegrías.